Viaje atravesando el Amazonas en Coche

El increible viaje de Jose Luis

En coche a traves del amazonas Segunda Parte.

Por supuesto que yo corrí riesgos. Riesgos sí!!, pero fríamente calculados. Por ejemplo: como el terreno es perfectamente plano, hay a lo largo de la ruta, antenas retrasmisoras de Embratel, por sistema de micro-ondas de dos antenas parabólicas opuestas, cada 40 Km. Estas antenas están alimentadas por paneles de células solares y baterías recargables en una caseta.
Llevé un equipito de radio de BLU y un teléfono tipo CANTV portátil. Lo peor que me podía ocurrir es que se me varara el carro a 20 Km luego de pasada una antena.

O me regresaba a pie, ó avanzaba otro tanto y pedía auxilio conectándome con el equipo de retrasmisión en la cabina de la base de la antena, Como era piloto (no lo ejerzo, pero los conocimientos perduran) referente
a la gasolina, me hice el cálculo de la línea de no regreso. Partí de Careiró con el tanque lleno y una serie de pequeños galones de plástico (3,785 lts) montados en la Ba-Ca (Basket Carrier). Porque si se me
rompía uno, con el resto llegaba, pero si se me llegaba a romper un tanque grande ... Los pequeños errores, se pagan caros...
Si llegaba a la línea de no regreso con el tanque y sin peripecias, seguía camino y a partir de ahí conectaba galón por galón del techo por medio de una manguera hasta llegar a Humaitá.
Si se me rompía el tanque antes de la línea, con lo del techo me regresaba al punto de partida. Sencillo, pero efectivo.
Desde Humaitá donde comienza ininterrumpidamente el asfalto hasta Bueno Aires debes recorrer 200 Km más para llegar a Porto Velho.
Referente al carro, sólo hice dos modificaciones.
1.- Rebajé al torno un milímetro del borde de la cabeza hemisférica de los pistones y otro milímetro del plano central. Con lo cual bajé la compresión a aprox. 7,9:1 perfectamente apta para aguantar calor, y la alcohol-nafta de Brasil sin pistonear.
2.- Le coloqué un termostato de Renault, que abría a 85ºC en lugar de los 95º originales. Y así equipado, en Buenos Aires en pleno invierno la temperatura del motor estaba en 80ª . Y en medio de la selva del Matto Grosso con 37ºC de temperatura a la sombra, la temperatura del motor estaba a 80ºC. -¡¡Perfecto!!
Como detalle, ojo que dinero con el que en Venezuela se llena un tanque, en Brasil sólo un galón. El mismo caucho, de la misma marca de aquí en Venezuela, en Brasil cuesta más del doble, y en Argentina 4 veces más. Con el aceite lubricante es la misma proporción.
Por supuesto que es mucho más fácil y económico utilizar transportes públicos y barco.

Por aquí te envío una foto del famoso barco del Madeira y del carro que utilicé en la otra oportunidad. Por cierto: dos cosas muy importantes. El carro es deseable que sea liviano porque no se hunde en el barro y porque la
gasolina es muy cara. Y además que sea de tracción delantera. Sale de cualquier atolladero y muy bien..... Continuar el relato

 En coche por el Amazonas

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más